Cambio de paradigma: Conciencia Ecológica

¿Qué pensamos en el momento cuando arrojamos basura en un lugar incorrecto? ¿Sabemos qué estamos provocando con ese acto? Son muchas las preguntas que se podrían enumerar, cuando hacemos algo correcto algo nos modifica, cuándo hacemos lo contrario debería modificarnos aún más. ¿Pensaste qué vas a realizar esta tarde? Una reunión con amigos, ir a estudiar a una biblioteca, ir a trabajar, jugar con tus hijos ¿Pensaste qué pasaría si la naturaleza que destruiste te prohíbe hacer lo que planificaste hacer esta tarde? Tal vez no. Tal vez porque no tuviste acciones destructivas hacia tu entorno, pero viste que el vecino, tu amigo, tu hermano lo hizo, callar e ignorar la acción destructiva del otro también nos hace culpable. Cuando una persona arroja basuras en lugares incorrectos (en las calles, en los espacios públicos, en las plazoletas, a las orillas de los montes, en los causes hídricos, en cualquier parte) siente y está consciente que es su acción es erronea, pero la fuerza para corregir ese acto (llevarlo hasta un cesto de basura, guardar en su bolsillo, en el auto, en una cartera o bolsa hasta encontrar un lugar indicado) es vencido por la pereza y la falta de respeto hacia los demás (sistema natural en el que vivimos) y a sí mismos. Saber que es un acto equivocado y hacerlo de todos modos es no pensar sus consecuencias, es matarse a uno mismo y a todos lo que nos rodea. La contaminación es un problema grave que provoca cambios en nuestro ecosistema casi de manera irreversible. No damos tiempo que la naturaleza se renueve, se recupere, sino que contribuimos a su degradación, a su destrucción; no es hoy donde tenemos que empezar a cambiar este modo de vida, fue ayer donde teníamos que hacer hincapié sobre este tema, el más importante de todos, porque sin nuestro ambiente sano no podemos vivir.

Anuncios

Fomentar en las escuelas “Educación Ambiental”:

Actualmente, en nuestro sistema educativo no contempla como Ley abordar específicamente el tema ambiental, es por ello, se pretende concientizar sobre las normativas existentes en nuestro país y revalorizar la labor de los activistas, así como también reconocer la importancia de cuidar nuestro planeta, proteger los recursos naturales que son indispensables e insustituibles para la vida. Abordar estas temáticas a temprana edad permite que los niños refuercen sus conocimientos y sus prácticas cotidianas. Participar en la recolección de basuras en sus hogares, barrios o instituciones sociales en las que asisten puede influir positivamente en su educación y formación a lo largo de su vida. Existen numerosos proyectos educativos, pero también es necesario un acompañamiento constante del Estado en su aplicación, la protección de los animales en situación de abandono, la separación de basuras contaminantes, por ejemplo, las pilas, la concientización sobre las quemas indiscriminadas de basuras entre otras pueden prevenir las acciones negativa en un futuro. Apostemos a una educación de calidad y sobre todo incluyamos un tema, el más importante, cuidar nuestro entorno, cuidar nuestro ecosistema para nuestro presente y como obligación para con nuestras generaciones futuras. Actualmente debido a la contaminación que sufre el ambiente es responsabilidad de todos contribuir a forjar un cambio cultural, es hoy donde tenemos que pensarnos como los únicos responsables de lo que le suceda a nuestro entorno, necesitamos un cambio de paradigma, un cambio más solidario, más racional, más sostenible.

Si sirves a la Naturaleza, ella te servirá a ti.- Confucio

Sistema de Recolección y Aprovechamiento de Aguas Lluvias

En la antigüedad, desde los inicios de la humanidad la captación de agua de lluvia para suplir las necesidades básicas, ha sido una práctica común, sin embargo, en la actualidad dicha práctica ha sido sustituida por sistemas de suministro de agua que prestan las empresas de Servicios Públicos, cuyo principio es el mismo, captar aguas superficiales en las partes altas y de una riqueza hidrológica para luego ser transportada por medio de redes municipales a los centros urbanos y de ahí a los puntos de consumo en cada uno de los hogares,
industrias, instituciones que demandan el liquido vital. Muchas de las obras históricas de captación de agua pluvial para uso doméstico se originaron principalmente en Europa y Asia. Se puede asumir que las técnicas de captación de agua pluvial desempeñaban un papel importante en su producción agrícola y la vida en general en las zonas áridas y semiáridas en diversas partes del mundo.
Parte de la agricultura en el Medio Oriente, estaba basada en técnicas
como derivación de torrentes. En el desierto de Negev, en Israel, han sido descubiertos sistemas de captación de agua de lluvias que datan de 4000 años o más.
En la actualidad, el agua cobra cada día un valor mayor, pues las fuentes de abastecimiento son cada vez más reducidas y con un recurso de menor calidad en especial en las captaciones superficiales, lo cual ha obligado a los acueductos municipales a abastecerse en muchas ocasiones de pozos profundos para obtener un agua de mejor calidad y cantidad, con unos sobre costos de bombeo.
Con el “boom” ambiental que se comienza a despertar actualmente, se
ha querido regresar al sistema inicial de captar agua en los sitios de consumo, lo que redunda en menores costos tanto en la captación, en el transporte e incluso en el tratamiento del agua; como alternativa se ha planteado en muchas edificaciones en distintas partes del mundo el
aprovechamiento de las aguas lluvias que se recogen en las cubiertas de las construcciones, y lo que hace un tiempo solo se aplicaba en pequeñas casas rurales, es cada vez más común en edificaciones de gran tamaño incluso de usos institucionales, comerciales o industriales, con consumos a gran escala a nivel mundial.
Para el fin del siglo se estima que un 80% de los habitantes urbanos de
la Tierra puede que no dispongan de suministros adecuados de agua potable. A medida que el agua potable es más escasa, hay mayores posibilidades de que se convierta en una fuente de conflictos regionales.
El suministro de agua potable está disminuyendo debido a las fuertes
sequías que la mitad de las naciones del mundo experimentan regularmente. Como consecuencia, la población, en constante aumento,
extrae agua de los acuíferos a un ritmo mayor del tiempo que tarda en reponerse por medios naturales, incluso en países templados como
Estados Unidos. En algunas ciudades costeras, como en Yakarta, Indonesia, o Lima, Perú, el agua del mar se introduce en el interior de los acuíferos para llenar el vacío, contaminando el agua potable
restante. Muchos acuíferos subterráneos sufren contaminación
procedente de productos químicos agrícolas y los procedimientos de
limpieza son costosos.
La contaminación industrial de las aguas subterráneas sigue siendo un
grave problema en la mayoría de los países desarrollados. En todo el
mundo se produce la infiltración de productos tóxicos en el suelo y en las aguas subterráneas, procedentes de tanques de almacenamiento de gasolina, vertederos de basuras y zonas de vertidos industriales.

Asesoramientos sobre Los Sistemas de Capacitación y Aprovechamiento de Aguas Lluvias: gabrielalorena11@hotmail.com